Peter B. Neubauer, psiquiatra infantil, fue uno de los primero en advertir el peligro de la violencia en la televisión.

Montag, 4. März 2013


dedicado a mi hijo Iván y a Joao Paulo.

Peter B. Neubauer, uno de los primeros psiquiatras que lanzaron la voz de alarma sobre los efectos negativos que podría tener sobre los niños ser testigos de la violencia en televisión, falleció el pasado 15 de febrero a los 94 años.Nacido en Austria, se educó en Berna, Suiza pero huyó de Europa y la ocupación nazi y fue en Nueva York donde residió y pudo desarrollar sus importantes teorias psiquiátricas sobre el mundo de la telecomunicación y sus nefastas influencias en la infancia.
Este discípulo de Anna Freud -hija de Sigmund Freud- mantuvo en los años sesenta un célebre debate en la Universidad de Columbia en el que advirtió que la televisión podía llevar a los niños a tener pesadillas y problemas emocionales. Frente a él, Bennett Cerf, entonces editor de Random House, defendió a muerte la televisión como tónico intelectual.
Sin embargo, Neubauer insistió:

para los niños de entre cuatro y siete años, ver violencia "bajo el agua, sobre el agua, en el suelo y en el aire" sólo podría tener una influencia negativa en su desarrollo emocional.



Diseño especial para ninos ????

Sus teorías comenzaron a tomar forma en los años cincuenta, tras comenzar a trabajar en 1951 como director del Centro de Desarrollo Infantil de los Servicios del Consejo Judío de Familia e Infancia en Manhattan, donde se dedicó a psicoanalizar a decenas de preadolescentes hasta que se retiró en 1985.
En sus estudios se dio cuenta de que los niños cada vez utilizaban con más frecuencia las pistolas de juguete para entretenerse, y su teoría es que la televisión les impulsaba a ello. Su objetivo era tratar de entender por qué se volvían agresivos y si existía alguna manera de educarles en otra dirección. También fue uno de los primeros en analizar situaciones familiares extraordinarias como el efecto en los niños de tener sólo madre o sólo padre.

Influido por las teorías freudianas, en 1962 escribió el ensayo The one parent child and his oedipal development. (El niño de un solo padre y su desarrollo edípico). En 1970 coeditó El estudio psicoanalítico del niño, un trabajo que recogía todos los estudios existentes sobre el psicoanálisis infantil.
Durante los años 80 se concentró en analizar los efectos de las películas de terror sobre la psique de los infantes. Su conclusión fue que los niños que tenían una vida familiar emocionalmente sana no tenían problemas para diferenciar la fantasía de la realidad. Pero también descubrió que los que sufrían en casa conectaban las imágenes de las películas a las de su propia vida.