Ancho Pancho el otro cow boy!

Viernes, 29 de julio del 2016


Aqui van dos videos de Otto Dacapo.....

https://youtu.be/NnkIOsJ004g

https://youtu.be/C3Z6UROSSWc

Muchas gracias Otto por estos trabajos tan buenos.

Frases muy pero que muy simpáticas....de Luis de Uruguay...para sonreir.

Lunes, 25 de enero del 2016


Me emborraché para olvidarte,
¡pero ahora te veo doble!

-Ojos que no ven...
zapatos llenos de caca


-Di no a la droga,
hay poca y somos muchos

-Un día estaba en mi cama viendo las estrellas cuando de repente me pregunte...

¿Dónde diablos está el techo?

-Voy a escribir algo profundo... Subsuelo

-Abajo las drogas!... Atentamente: Los del sotano

-Si eres un joven entre 16 y 18 años...
entonces tienes 17


-Gracias a Dios que soy ateo

-Intente suicidarme
y casi me mato


-Si la montaña viene a ti... corre porque es un derrumbe

-No soporto a las personas que no dan la cara... (anonimo)

-Dos cosas que odio:
el racismo y el negro de acá a la vuelta.

-Fulanito te quiero. (Menganita)

-No hay opiniones estúpidas.. sino estúpidos que opinan

-Cuando el río suena...
se ahogó una orquesta


-¿Para que tomar y manejar?...
si puedes fumar y volar

-Una persona es atropellada cada 5 minutos...
¿¡COMO LE HACE ESA PERSONA PARA AGUANTAR TANTO!?


-Antes de morir...
prefiero la muerte

-Existen 2 palabras que te abriran muchas puertas...
jale y empuje


-El que rie el ultimo
piensa mas lento.

-No veo la hora de irme.
(Un ciego)


-Antes era indeciso...
ahora no sé

-De cada 10 personas que ven la television...
5 son la mitad


-Trabajar nunca mató a nadie pero...
¿Para qué arriesgarse?

-Muerte a los pitufos...
(Los enanitos verdes)


-Te he dicho 100 mil millones de veces que no soy exagerado!

-El 67% de las estadísticas son falsas...

-En caso de incendio siga la flecha ---à-- -à---à--------à--------------à-----à-----> ¡¡Dije en caso de incendio!!

-Si en Holanda usan suecos, ¿en Suecia usan holandos?

-Si la piscina es honda, ¿e
-Cuando un jugador se va por la banda...
¿el portero se va por los mariachis?

-Si el hombre araña,
¿la mujer rasguña?

Jesús Casaus, «el pintor de Cudillero»

Miércoles, 13 de enero del 2016


!!!!!!!!!dedicado a Otto Dacapo y a sus maravillosos dibujos.

Cuando el pintor barcelonés se enamoró de Cudillero en Asturias nada más conocer la villa marinera en los años sesenta donde pasaba largas temporadas, en sus cuadros inmortalizó muchos de sus rincones y por eso se le conoce por el nombre de «el pintor de Cudillero». aunque Casaus nace en Barcelona en el barrio de El Paralelo en 1926, y estudio en la Escuela Superior de Bellas Artes. Muere en el 2002.

Sus primeras inquietudes le llevan a plasmar bodegones y el ambiente barcelonés más popular: prostitutas, músicos, marineros, las Ramblas y el barrio de Santa María del Mar... De los años cuarenta datan sus primeras exposiciones en Madrid y Barcelona. Por encargo de una galería, realiza una serie con estudios sobre obras que se exhiben en el Museo del Prado, y en 1953, muy integrado en la bohemia barcelonesa, emprende su proyección europea con una exposición en Zúrich.

En 1956 se afincó en París, donde se dejará influir por el movimiento fauvista, y en 1958 se traslada a Amsterdam, cuyo ambiente portuario va a ser, junto al de Bermeo, Cudillero, Spakenburg, Greetsiel, Hamburgo, Lemvig y el litoral de Cadaqués, fuentes inagotables de inspiración y que plasma con un colorido intenso y vivísimo y un estilo figurativo que no abandonó aun cuando, tras estancias en Alemania, Bélgica, Holanda, Dinamarca y Noruega, incorporó una incipiente abstracción. Casaús recobró desde mediados de los setenta su interés por la figura femenina, con series como Popas, los desnudos femeninos y sus peculiares Ninfas azules. A lo largo de su trayectoria realizó exposiciones en Europa, EEUU y Latinoamérica.

El descubridor de Tutankamón y sus tesoros, Howard Carter.

Viernes, 27 de noviembre del 2015


DEDICADO A MI HIJO IVAN Y A SU PADRE OTTO

o

A OTTO Y A NUESTRO HIJO IVAN !!!




En el cementerio de Putney Vale, en el extrarradio de Londres, yace enterrado un misterio tan grande como el de Tutankamón: el de su descubridor.
No sabemos quién fue en realidad Howard Carter, un hombre desconcertante, ambicioso y arribista, perseverante y sensible, con facetas inquietantemente oscuras y al que debemos sin embargo uno de los hallazgos más dorados y luminosos de la historia.



La tumba de Howard Carter -en la que ciertamente no hay oro, ni estatuas, ni carros- es pequeña y discreta, indigna de un arqueólogo de su categoría. Apenas una lápida negra y dos metros de tierra inglesa en la que ha germinado hierba y algunas humildes flores. Hallarla no es difícil: se encuentra cerca del paseo central del cementerio, en la parcela 12, al lado de la de Lucy, hija única de Isaac T. Nicholson, mayor del 23º regimiento de infantería nativa de Bombay. En el gótico y solitario camposanto, digno de Bram Stoker, surgen como espectros ardillas y mirlos.
Una intensa frase figura en la lápida de Carter:
“Pueda tu espíritu vivir, durar millones de años, tú que amas Tebas, sentado con la cara al viento del norte, los ojos llenos de felicidad”.
Es la inscripción de la bella copa de alabastro de Tutankamón, verdadero grial egipcio, símbolo de vida eterna y que, por cierto, puede admirarse en la exposición de sus tesoros en Londres. Alguien ha dejado un pequeño busto de Tutankamón sobre la lápida de Carter. Hay otras pequeñas y misteriosas ofrendas en la tumba: dos escarabeos baratos, de esos de todo a cien de Luxor, un incoherente angelito. Y lo más conmovedor: un corazón de piedra, que remite, para el observador, a la dureza de carácter del arqueólogo.
Nacido en Kensington, hijo de un artista especializado en pintar animales que retrataba las mascotas de los ricos, Carter, el menor de 11 hermanos, heredó el talento natural de su padre para el dibujo, lo que le fue muy útil en su carrera arqueológica. Un campo en el que fue siempre visto por muchos de sus colegas como un amateur, pues no tenía estudios académicos (de hecho su educación fue muy superficial). Nunca supo expresar sus sentimientos íntimos, excepto en algunas de sus reflexiones sobre Tutankamón.
“Es asombroso lo poco que se conoce de su vida privada”, escribe su biógrafo, T. G. H. James, al final de las 400 páginas de la espléndida Howard Carter. The path to Tutankhamun (Kegan, 1992). En eso no es distinto Carter del joven rey
.
James recalca la dificultad de que tuviera auténticas amistades un hombre caracterizado por una “irascible timidez”, complejo y “pomposo”. Un arrebato de mal genio fue la causa de su caída en desgracia en 1905 tras un altercado con turistas franceses, con los que llegó a las manos en Saqqara, episodio que le costó el cese como inspector jefe de antigüedades y tener que malvivir varios años humillantes como guía, artista, dragomán y dealer de objetos faraónicos.

A lo largo de su vida, Carter fue siempre un solitario. No se le conoce ninguna relación sentimental. En su canónico Tutankamón, la historia jamás contada (Planeta, 2007), en el que revela que Carter mintió en su relato oficial del descubrimiento de la tumba, Thomas Hoving describe a Carter como “abnegado, enérgico, obsesionado con el método, conducido por la ambición impetuoso, testarudo, insensible, poco diplomático, falso y mendaz a veces”. Dice que Carter “socavó sus logros y se torturó a sí mismo y a los demás durante toda su vida”.


Después de terminar su trabajo en la tumba de Tutankamón, en 1932, Carter dijo que pretendía hallar la de Alejandro Magno, y sugirió que sabía dónde estaba, pero que se guardaba el secreto para él. Murió a los 64 años, a causa de un hodgkins, un cáncer linfático. Tras su muerte, varios objetos de la tumba de Tutankamón en su poder, y que no figuraban en el inventario de la excavación, llegaron discretamente (para evitar el escándalo) al Museo Egipcio de El Cairo. Otro episodio oscuro de Carter es su papel como agente de Inteligencia durante la I Guerra Mundial. Se le achaca haber participado, émulo de Lawrence de Arabia, en la polémica voladura de la base del Instituto Arqueológico Alemán en Qurna.
Sólo un puñado de personas acudieron a su austero entierro en 1939, digno colofón de una vida de triste éxito. La leyenda ha querido que entre ellas se contaran tres mujeres veladas y llorosas, lo que ha dado pie a imaginarle secretos y románticos idilios (lo han hecho en sendas novelas Philipp Vandenberg y Christian Jacq). Parece que su supuesta amante francesa es puro bulo. En el entierro, sin embargo, estaba lady Evelyn Herbert Beauchamp, la hija de lord Carnarvon y compañera de peripecias egiptológicas de su padre y Carter. Es posible que la joven se enamorara del maduro arqueólogo. Pero parece que Carter nunca perdió de vista cuál era su lugar y lo imposible que hubiera sido una relación. Es probable que además no le interesara en absoluto. Nunca se conocerán las inclinaciones sexuales de Howard Carter, ni qué afectos calentaban su secreto corazón conquistado por Egipto. Pero en esta tarde en Putney Vale, cuando el ojo enrojecido del sol se pone justo detrás de la tumba del descubridor de Tutankamón, uno no puede sino musitar un agradecimiento por todas las maravillas que nos reveló.
“Las sombras se mueven pero la oscuridad no se desvanece”, escribió Howard Carter de Tutankamón.

Podría haber dicho lo mismo de él. Fue un solitario. No se le conoce ninguna relación sentimental.

"Santa Teresa de Jesús" por José Baeza

Lunes, 30 de marzo del 2015


De nombre Teresa de Cepeda y Ahumada. Nacimiento el 28 de marzo en 1515 en Ávila, España. Fallecimiento el 4 de octubre de 1582 en Alba de Tormes, España. Venerada en la Iglesia católica, su beatificación fue el 24 de abril de 1614 por Paulo V. La canonización fue el 24 de abril de 1622 por Gregorio XV. Festividad de Santa Teresa de Jesús es el 15 de octubre. Patronazgo de los escritores

.......que persona tan sencilla y humilde!.......cuando te dicen "eres una santa" recordaré la vida de esta mujer, de quien no hay que olvidar, para comprender su personalidad, estas sus palabras.........
"vivo sin vivir en mi y tan alta vida espero que muero porque no muero".........


Existe una buenisima serie titulada "Teresa de Jesús" (1984), dirigida por Josefina Molina y protagonizada por enormes artistas espanoles como son, Concha Velasco, Francisco Rabal, Héctor Alterio, Patricia Adriani, Tony Isber, María Massip y Emilio Gutiérrez Caba, entre otros.