TDAH: Trastorno déficit atención con o sin hiperactividad.

Martes, 19 de octubre del 2021


2012-10-23 23:31

Lo que los padres deberían saber ...

¿Mi hijo va a superar el TDAH?



¿Qué es el TDAH?

Trastorno por déficit de atención e hiperactividad TDAH (ADHD en inglés) es el nombre que se le da a un grupo de comportamientos que presentan muchos niños y adultos.
Las personas con TDAH tienen dificultad para prestar atención en el colegio, en la casa o en el trabajo. Pueden ser mucho más activos e impulsivos (o solamente uno de estos) de lo que es usual para su edad.
Estos comportamientos contribuyen a causar problemas significativos en las relaciones, en el aprendizaje y en el comportamiento. Por esta razón, los niños que tienen TDAH algunas veces son vistos como niños difíciles o que tienen problemas del comportamiento.

El TDAH es común y afecta de un 4 a un 12% de los niños en edad escolar.

Es más común en los niños que en las niñas. Usted puede estar más familiarizado con el término trastorno por déficit de atención, TDA (ADD en inglés). La Asociación estadounidense de psiquiatría (American Psychiatric Association, APA) cambió el nombre de este trastorno en 1994.

¿Cuáles son los síntomas del TDAH?
El niño con TDAH que es desatento tendrá 6 o más de los siguientes síntomas:


1.- Le cuesta trabajo seguir instrucciones
2.- Tiene dificultad para mantener su atención fija en actividades de trabajo o de juego en el colegio y en la casa
3.- Pierde las cosas necesarias para realizar actividades en el colegio y en la casa
4.- Parece como que no presta atención
5.- No le presta atención a los detalles
6.- Parece desorganizado

7.- Tiene dificultad con las cosas que requieren planeación
8.- Olvida las cosas
9.- Se distrae con facilidad
10.- Es inquieto
11.-Corre o trepa inapropiadamente
12.-No puede jugar en silencio
13.- Responde sin esperar
14.-Interrumpe a las personas
15.- No se puede quedar sentado
16.- Habla demasiado
17.- Siempre se está moviendo
18.- Tiene dificultad para esperar su turno

¿Qué causa el TDAH?


Los niños que tienen TDAH no fabrican suficientes substancias químicas en áreas claves del cerebro que son responsables de organizar el pensamiento. Sin tener una cantidad suficiente de esas substancias químicas los centros del cerebro que se encargan de la organización no funcionan bien. Esto causa los síntomas en los niños que tienen TDAH. La investigación muestra que el TDAH es más común en niños que tienen parientes cercanos con este trastorno. Investigaciones recientes también han ligado el uso del cigarrillo y de otras substancias de abuso durante el embarazo con el TDAH.

Haga un horario..... Fije horas específicas para levantarse, comer, jugar, hacer tarea, hacer quehaceres, mirar televisión o jugar juegos de video, y para acostarse. Ponga el horario donde el niño siempre lo pueda ver. Explíquele cualquier cambio en la rutina por adelantado.
Simplifique las reglas de la casa. Es importante explicar lo que pasará cuando se cumplen las reglas y cuando se rompen las mismas.
Escriba las reglas y los resultados de no seguirlas. Asegúrese de que sus instrucciones son comprendidas. Haga que su niño le preste atención y háblele directamente a los ojos. Luego dígale al niño con voz clara y calmada específicamente lo que usted desea. Mantenga las instrucciones simples y cortas. Pídale al niño que le repita las instrucciones a usted.
Premie el buen comportamiento. Felicite a su niño cuando él o ella completa cada paso de una tarea.
Asegúrese de que su niño sea supervisado en todo momento. Puesto que son impulsivos, los niños que tienen TDAH pueden necesitar más supervisión de los adultos que otros niños de la misma edad.
Fíjese cuando su niño está alrededor de sus amigos o amigas. A veces resulta difícil para los niños que tienen TDAH aprender habilidades en el comportamiento social.
Premie el buen comportamiento durante el juego. Fije una rutina para hacer las tareas. Escoja un lugar fijo para hacer la tarea lejos de distracciones tales como otras personas, televisión y juegos de video. Divida el tiempo para hacer tarea en sesiones cortas y permita descansos.
Concéntrese en el esfuerzo y no en las calificaciones. Premie a su niño cuando él o ella trata de terminar la tarea no solamente para sacar una buena calificación. Usted puede dar premios adicionales por obtener mejores calificaciones.
Hable con los maestros de su niño. Trate de enterarse de cómo le está yendo a su niño en el colegio durante la clase, durante el recreo y durante la hora de la comida del medio día. Pida que los maestros le den notas de progreso diario o semanal.

Antes solíamos pensar que los niños podrían superar el TDAH. Sabemos que esto no es cierto en la mayoría de los niños. .Los síntomas del TDAH con frecuencia mejoran a medida que los niños crecen y aprender a ajustarse.
La hiperactividad usualmente para en los años de la adolescencia tardía. Pero cerca de la mitad de los niños que tienen TDAH continúan siendo distraídos con facilidad, teniendo cambios en el humor, siendo malhumorados y son incapaces de completar tareas.

Los niños que tienen padres amorosos que les brindan apoyo y que trabajan conjuntamente con el personal del colegio, con los profesionales de salud mental y con su médico tienen la mejor probabilidad de convertirse en adultos bien ajustados.

Trastorno Afectivo Bipolar. Cuando se alarga una depresión....

Martes, 19 de octubre del 2021


2015-12-01 21:44



Se llama trastorno bipolar o trastorno afectivo bipolar a un trastorno depresivo de larga evolución, en el que los episodios depresivos se ven interferidos por la aparición de otros episodios caracterizados por un estado de ánimo elevado (euforia excesiva), expansivo (hiperactividad anómala) o irritable. Las fases de exaltación, alegría desenfrenada o irritabilidad y grosería, alternan con otros episodios en que la persona está con depresiones intensas, con bajo estado de ánimo, incapacidad para disfrutar, falta de energía, ideas negativas y, en casos graves, ideas de suicidio.

El periodo de exaltación se llama “episodio maníaco”, de una palabra griega, “mania”, que significa literalmente “locura”.

El nombre de afectivo se refiere a las enfermedades de los afectos, nombre genérico que se da a los trastornos depresivos, en general, y al trastorno bipolar. Indistintamente lo nombramos como trastorno bipolar, o como trastorno afectivo bipolar.

Por lo tanto, un trastorno bipolar es una enfermedad en la que se alternan 3 tipos de situaciones:

Episodios depresivos, con características parecidas a un episodio depresivo mayor.

Las fases depresivas cursan con:

Sentimientos de desesperanza y pesimismo.

Estado de ánimo triste, ansioso o "vacío" en forma persistente.

Sentimientos de culpa, inutilidad y desamparo.

Pérdida de interés o placer en pasatiempos y actividades que antes se disfrutaban, incluyendo la actividad sexual.

Disminución de energía, fatiga, agotamiento, sensación de estar "en cámara lenta."

Dificultad para concentrarse, recordar y tomar decisiones.

Insomnio, despertarse más temprano o dormir más de la cuenta.

Pérdida de peso, apetito o ambos, o por el contrario comer más de la cuenta y aumento de peso.

Pensamientos de muerte o suicidio; intentos de suicidio.

Inquietud, irritabilidad.

Síntomas físicos persistentes que no responden al tratamiento médico, como dolores de cabeza, trastornos digestivos y otros dolores crónicos.

Episodios de normalidad o eutimia (de unas palabras griegas que significan: humor normal, o ánimo normal).

Episodios maníacos, con los síntomas que se exponen a continuación. Un episodio maníaco cursa con algunos de los siguientes síntomas (más de tres):

Autoestima exagerada, o sensaciones de grandeza.
Disminución de la necesidad de dormir.
Ganas de hablar, mucho más de lo que es necesario.
Sensación de pensamiento acelerado.
Gran distractibilidad, pasando de una a otra cosa con facilidad.
Aumento de la actividad (en el trabajo, en los estudios, en la sexualidad...)
Conductas alocadas, implicándose la persona en actividades más o menos placenteras, pero que suponen alto riesgo (compras excesivas, indiscreciones sexuales, inversiones económicas...)
Euforia anormal o excesiva.

Irritabilidad inusual.

Ideas de grandeza.
Aumento del deseo sexual.
Energía excesivamente incrementada.
Falta de juicio.
Comportarse en forma inapropiada en situaciones sociales.
La persona puede estar hostil y/o amenazar a los demás.
Olvido de las consideraciones éticas.

Un episodio maníaco causa una gran incapacidad en las actividades habituales de la persona que lo padece. Normalmente la persona está exaltada y “fuera de razón”, y no sigue las normas adecuadas en sus conductas laborales, sociales o de estudios. Puede tener consecuencias desagradables:

Empobrecimiento del juicio.

Hiperactividad improductiva.
Hospitalización involuntaria.
Problemas legales y/o económicos.
Conductas antiéticas (por ejemplo: disponer de dinero no propio, o apropiarse de hallazgos de otras personas).
Cambios inadecuados en cuanto a apariencia (indumentaria llamativa, maquillajes extraños, intentos de aumentar un aspecto más sugerente en lo sexual, etc.)
Actividades que demuestran actitudes desorganizadas o raras (repartir dinero, dar consejos a desconocidos con quienes se cruzan, etc.)

Episodio “hipomaniaco”

Se llama episodio “hipomaniaco” (literalmente, “menos que maníaco”) si lo que hay es un episodio como el anterior, pero sin llegar a provocar un deterioro laboral o social.

Episodios mixtos
Son episodios en que aparecen, al mismo tiempo, alteraciones propias de la fase depresiva y alteraciones propias de la fase maníaca. Es decir: al mismo tiempo depresión y exaltación, hiperactividad, insomnio, ideas negativas. Especialmente complejos son los episodios mixtos que cursan don ideación depresiva, pues existe una mayor posibilidad de que el paciente pase a la acción y realice tentativas de especial letalidad, buscando incluso la espectacularidad en su autolisis. Las características más comunes en los episodios mixtos son (al menos tres):

Alternancia rápida de distintos estados de ánimo (depresión, euforia, irritabilidad)

Predominio de la disforia (mal genio)

Agitación.

Insomnio.

Alteración del apetito.

Ideación suicida.

Síntomas psicóticos (delirios, alucinaciones).

Clasificación de los trastornos bipolares (o Trastornos afectivos bipolares)

Según los episodios de exaltación sean "maníacos" o "hipomaníacos" tenemos:

Trastorno afectivo bipolar tipo I, con episodios depresivos y maníacos.

Trastorno afectivo bipolar tipo II, con episodios depresivos e hipomaníacos.

Episodios afectivos mixtos (con síntomas maníacos y depresivos al mismo tiempo)

Pacientes cicladores rápidos, con al menos cuatro recurrencias al año.

El trastorno ciclotímico o ciclotimia es una alteración crónica y con fluctuaciones, con periodos que comportan síntomas hipomaníacos y periodos que comportan síntomas depresivos. Ni unos no otros tienen la gravedad ni la cantidad suficiente como para hablar de una fase hipomaníaca o de una fase depresiva. Para muchos autores es una especie de "predisposición" para otras enfermedades (depresión, trastorno bipolar), y afecta a un 1% de la población.

Como siempre, estos trastornos deben ser tratados si constituyen un malestar significativo para el paciente o para las personas de su entorno. El tratamiento es el mismo del que aplicaríamos en un trastorno bipolar.

TEPT es el trastorno por estres postraumático

Martes, 19 de octubre del 2021


2016-08-26 21:51

El trastorno por estrés postraumático o TEPT es un trastorno mental clasificado dentro del grupo de los trastornos relacionados con traumas y factores de estres (Dsm 5). Se caracteriza por la aparición de síntomas específicos tras la exposición a un acontecimiento estresante, extremadamente traumático, que involucra un daño físico o es de naturaleza extraordinariamente amenazadora o catastrófica para el individuo.1

El TEPT puede desarrollarse poco después en la persona que haya sido expuesta a uno o más sucesos traumáticos de índole diversa; tales como la exposición al dolor ocasionado por una guerra vivida por un soldado, torturas, acoso sexual o amenazas de muerte inminentes. El diagnóstico puede salir a la luz cuando un conjunto de grupo de síntomas, normalmente como recurrentes recuerdos perturbadores, evasión o adormecimiento de recuerdos del suceso, y la hiperactividad, dan lugar posteriormente a flasbacks o recuerdos retrospectivos en la mente de la persona que lo vivió en el pasado (explosiones de imágenes inminentes sobre el evento en la mente del sujeto). Los veteranos de guerra son normalmente los más propensos a padecer de trastorno de estrés postraumático.

La hiperactividad en si.

Martes, 19 de octubre del 2021


17/07/2009 17:09

Causas de la hiperactividad infantil


La hiperactividad es un trastorno de la conducta en niños
, descrito por primera vez en 1902 por Still. Se trata de niños que desarrollan una intensa actividad motora, que se mueven continuamente, sin que toda esta actividad tenga un propósito. Van de un lado para otro, pudiendo comenzar alguna tarea, pero que abandonan rápidamente para comenzar otra, que a su vez, vuelven a dejar inacabada. Esta hiperactividad aumenta cuando están en presencia de otras personas, especialmente con las que no mantienen relaciones frecuentes. Por el contrario, disminuye la actividad cuando están solos.

Perfil de un niño hiperactivo
Según Still, estos niños son especialmente problemáticos,
poseen un espíritu destructivo, son insensibles a los castigos, inquietos y nerviosos. También son niños difíciles de educar, ya que pocas veces pueden mantener durante mucho tiempo la atención puesta en algo, con lo que suelen tener problemas de rendimiento escolar a pesar de tener un cociente intelectual normal. Son muy impulsivos y desobedientes, no suelen hacer lo que sus padres o maestros les indican, o incluso hacen lo contrario de lo que se les dice. Son muy tercos y obstinados, a la vez que tienen un umbral muy bajo de tolerancia a las frustraciones, con lo que insisten mucho hasta lograr lo que desean.

Esto junto sus estados de ánimos bruscos e intensos, su temperamento impulsivo y fácilmente excitable, hace que creen frecuentes tensiones en casa o en el colegio. En general son niños incapaces de estarse quietos en los momentos que es necesario que lo estén. Un niño que se mueva mucho a la hora del recreo y en momentos de juego, es normal. A estos niños lo que les ocurre es que no se están quietos en clase o en otras tareas concretas.

- De 0 a 2 años: Descargas mío clónicas durante el sueño, problemas en el ritmo del sueño y durante la comida, períodos cortos de sueño y despertar sobresaltado, resistencia a los cuidados habituales, reactividad elevada a los estímulos auditivos e irritabilidad. - De 2 a 3 años: Inmadurez en el lenguaje expresivo, actividad motora excesiva, escasa conciencia de peligro y propensión a sufrir numerosos accidentes. - De 4 a 5 años: Problemas de adaptación social, desobediencia y dificultades en el seguimiento de normas. - A partir de 6 años: Impulsividad, déficit de atención, fracaso escolar, comportamientos antisociales y problemas de adaptación social.

La hiperactividad infantil es bastante frecuente, calculándose que afecta aproximadamente a un 3% de los niños menores de siete años y es más común en niños que en niñas (hay 4 niños por cada niña).
En el año 1914 el doctor Tredgold argumentó que podría ser causado por una disfunción cerebral mínima, una encefalitis letárgica en la cual queda afectada el área del comportamiento, de ahí la consecuente hipercinesia compensatoria; explosividad en la actividad voluntaria, impulsividad orgánica e incapacidad de estarse quietos.

Posteriormente en el 1937 C. Bradley descubre los efectos terapéuticos de las anfetaminas en los niños hiperactivos. Basándose en la teoría anterior, les administraba medicaciones estimulantes del cerebro (como la benzedrina), observándose una notable mejoría de los síntomas.

Síntomas en un niño hiperactivo

Los síntomas pueden ser clasificados según el déficit de atención, hiperactividad e impulsividad:
- Dificultad para resistir a la distracción.
- Dificultad para mantener la atención en una tarea larga.
- Dificultad para atender selectivamente.
- Dificultad para explorar estímulos complejos de una manera ordenada.
- Actividad motora excesiva o inapropiada.
- Dificultad para acabar tareas ya empezadas.
- Dificultad para mantenerse sentados y/o quietos en una silla.
- Presencia de conductas disruptivas (con carácter destructivo).
- Incapacidad para inhibir conductas: dicen siempre lo que piensan, no se reprimen.
- Incapacidad para aplazar las cosas gratificantes: no pueden dejar de hacer las cosas que les gusta en primer lugar y aplazan todo lo que pueden los deberes y obligaciones. Siempre acaban haciendo primero aquello que quieren.
- Impulsividad cognitiva: precipitación, incluso a nivel de pensamiento. En los juegos es fácil ganarles por este motivo, pues no piensan las cosas dos veces antes de actuar, no prevén, e incluso contestan a las preguntas antes de que se formulen.

Tratamiento

El tratamiento cognitivo o autoconstrucciones, se basa en el planteamiento de la realización de tareas, donde el niño aprende a planificar sus actos y mejora su lenguaje interno. A partir de los 7 años el lenguaje interno asume un papel de autorregulación, que estos niños no tienen tan desarrollado. Para la realización de cualquier tarea se le enseña a valorar primero todas las posibilidades de la misma, a concentrarse y a comprobar los resultados parciales y globales una vez finalizada. Un tratamiento farmacológico debe determinar unicamente su médico y con la ayuda psicoterapeútica, se determinará cual será el mejor tratamiento.

Trastorno del sueño en niños.

Martes, 19 de octubre del 2021


2014-04-05 18:02

dedicado a Ivan y Eva



El mal dormir de los niños tiene un efecto sobre la conducta y calidad de vida de ellos y sus familias. En ellos aumentan la ansiedad y la irritabilidad y rechazo a irse a la cama o hacerlo bajo rituales que ponen a prueba a los papás, que también ven deteriorada su calidad de vida. Suelen aparecer entre ellos discusiones, cansancio e irritabilidad que originan un círculo vicioso que hace que el problema persista.
Los trastornos del sueño en los niños constituyen un conjunto de alteraciones en el dormir que pueden aparecer desde los primeros días de vida. Entre ellos destacan:

Apnea recién nacidos y lactantes
Enuresis nocturna
Psicoterapia en alteraciones del sueño
Trastornos de Sueño en niños ¿Como identificarlos?
Hábitos que deben inculcar los padres, para que sus hijos tengan un buen dormir.
Lo mejor es la prevención....Con buenos hábitos de sueño y la capacidad de los padres de poner límites a los niños es fundamental porque es la que otorga seguridad a los niños y evita el uso de fármacos o tratamientos prolongados.
Psicoterapia.... Los estudios han demostrado que los síntomas del sueño infantil se relacionan con trastornos conductuales en la línea de la hiperactividad y trastornos psicosomáticos donde se dan dificultades para la expresión de emociones y trastornos emocionales tales como ansiedad y depresión, esto último de forma muy similar a lo que ocurre con los adultos.
Es por esta íntima relación entre sueño y aspectos psicológicos que el Centro del Sueño UC cuenta con un abordaje específico desde lo psicoterapéutico para tratar la sintomatología del niño y trabajar problemas de insomnio, parasomnias, terrores nocturnos, enuresis secundaria y problemas de manejo familiar del dormir entre otros.

Este tratamiento trabaja la sintomatología y las fuentes psicológicas que explican el inicio y duración de los trastornos. Se realiza a través de sesiones semanales con el niño y la familia, donde se incorporan temáticas como manejo ambiental de la conducta del dormir, significado del síntoma dentro del funcionamiento familiar, abordaje estratégico de temores infantiles, detección de creencias, mandatos y estilos de crianza asociados al trastorno, búsqueda conjunta de los factores que gatillan el trastorno como pueden ser traumas estresantes, pérdidas, temores y ansiedad de separación.

¿Un mal dormir afecta el desarrollo intelectual y motriz de un niño?......La función del sueño es desconocida en su totalidad, pero hay evidencias que repercute en procesos como la consolidación de la memoria, atención, aprendizaje y comportamiento. Posee además una función restauradora, y de ahorro energético se conoce su rol con el sistema inmunológico y el ajuste de hormonas. no solo son estos efectos biológicos sino también psicosociales como el estrés familiar y disfunciones escolares.


Existen medidas ambientales como.... el uso de una cama confortable, temperatura agradable, luminosidad adecuada y poco estimulante, evitar uso de aparatos eléctricos como televisión, computadores, juegos de video.
Evitar asociar la cama o habitación con castigo, evitar el consumo estimulantes como café, té después del mediodía.
Realizar rutinas predecibles para el niño antes de acostarse, idealmente cortas alrededor de 5-10 min.
Acostar y levantar a los niños a la misma hora habitualmente.
Propiciar actividades relajantes.
Resolver problemas o hacer planes horas antes de acostarse y no en ese momento.
Ir a la cama para dormir, y evitar si se está activo.
Promover la capacidad del niño de dormir sin la presencia de los padres.
Evitar darles alimentos al despertar o sacarlos de la cama si despiertan.