Mi experiencia con las residencias geriátricas.


2013-07-27 18:04
He trabajado en varias residencias para gente mayor de auxiliar en geriatria y a cual de ellas peor. Tal vez no fui a parar a ninguna moderna residencia, con modernas instalaciones y con moderno personal, bien remunerado basicamente. Fui a parar, creo a las primeras y peores residencias que se hicieron en Barcelona, una se llama Nuestra Senora de Lourdes y está en el barrio de Gràcia. La otra es El Bell-Resguard de El Masnou, a las afueras de la ciudad, se llega por tren o por carretera. De los nombres, ya lo digo no nos podemos fiar.

En las residencias todo es mucho más duro que en un hospital. En un hospital la estancia es transitoria, o te quedas o te vas. Una residencia debería ser un segundo hogar y un lugar seguro. Seguro hay buenas residencias, no las que yo he conocido. Morirse en una residencia es lo más triste del mundo para mi. Es morirse solo. No puedo dejar de recordar que allí la gente mayor apenas reciben visitas de los familiares. Entre semana claro, hay que trabajar, y los fines de semana, claro, hay que salir con la mujer al campo, mientras sirva de consuelo, mejor eso que hacer companía 3 horitas a la vieja o al viejo aquel que te vió nacer.

Un familiar con el que un dia pude hablar, me comentaba que sólo por Navidad se lo llevaban a casa, al padre, y le pregunté porque no más a menudo ya que el año tiene 365 dias, me dijo que vivian en un piso sin ascensor y que no podian cargarlo, no sé, 4 pisos. A continuación y sin ya pensar más en su pobre padre que esperaba, al cual por cierto yo por la mañana había visto arreglándose con mucha ilusión, incluso pensé que se iba para siempre de la residencia porque me dice muy contento, "hoy me voy" y me dió muchísima pena luego, pués va y me dice tan tranquilo que se va solamente UN DIA de vacaciones a Torredembarra. Y ya para terminar, poque me estaba poniendo nerviosa, le pregunto que si es muy cara esta residencia y me contesta que la paga ÉL mismo, es decir su hijo no invirtió ni un euro más ni uno menos de lo que tenía su pobre padre al que saca de paseo 1 dia al año.



En la Residencia Ntra. Sra. de Lourdes, el personal, excepto la encargada, todas las auxiliares son sudamericanas, motivo, sueldo bajo, muy bajo. Los residentes siempre pagan cuotas altas, en esta residencia medio subvencionada, pagaban en pesetas 100.000 al mes. No es nada comparado con lo que cobran otros geriátricos. Vale, pero si multiplicamos esta cantidad por 24 residentes por ejemplo, el resultado es de 2.400.000 mensuales. No está mal para ser una modesta residencia de barrio. Así sabemos lo que ganan estos centros, que además tienen gastos mínimos. Poco personal, un médico que va 1 o 2 veces a la semana, una infermera, una cocinera, menú barato... Entonces me referiré a los sueldos, miserables, y con el agravante de que el director decidió un dia contratar al mínimo personal y en la mayoria de casos sin estar bien preparado. A pesar de que la mano de obra es lo más necesario por cierto para movilizar a invalidos. En esta residencia ese beneficio, tampoco se destinaba a los materiales todos básicos.Toallas extras o cajitas de hermosos guantes de silicona, !y lo más grave ahora! sin toallas suficientes, ni guantes, tampoco sobraban los pañales para cubrir las necesidades de toda esa gente mayor que ya no tienen retención y padecen tecnicamente de incontinencia. Los ancianos deben ser definitivamente los únicos y básicos receptores de parte del "beneficio", pero eso no pasa así. Eso sí, los suelos brillaban para la audencia, se fregaban cada noche y brillaban como en la tele, debía ser para las ausentes visitas, porque los ancianos casi no ven, pero los pañales pocos, y casi teníamos que pelearnos para usar uno.



Triste, triste, triste, y al tercer dia ya no volví. La encargada me dijo que agradecia mi sinceridad. De hecho no volví porque "una compañera" me delató cuando me vió fumando un cigarrillo en la ventana, y dijo que "habia estado 1 hora fumando" (!debía ser un cigarrillo de 6 kilómetros de largo!) En cambio, la primerísima mañana que entré a trabajar, descubrí a 2 ancianas, que dormían atadas, medio heladas, porque la auxiliar del turno de noche, olvidó cerrar la ventana, era diciembre. Yo no dije nada, la avisé a ella, pero no hubo más consecuencias y las ancianas sobreviviron porque yo rapidamente las hice entrar en calor mientras ellas me miraban medio atónitas y frias no es broma. Pero si yo fumé 1 minuto 1 cigarrillo, para tomar aire, fue además por la causa siguiente, que todas ellas, al segundo dia me dejaron completamente sola con los 8 ancianos de una planta. Simplemente las 2 o 3 auxiliares desaparecieron aunque las llamé vivamente. Y yo sola con ellos, y sin los pañales, sin toallas, sin guantes. Para primero despertarlos, luego !lavarlos y vestirlos!, a mil por hora por supuesto, dejándome el alma y sacando la lengua para después bajar como si nada a los 8 magníficos !!en trepidante hora y al límite!! para tomar con calma el suculento desayuno "todo en una taza", y luego poder seguir ellos descansando 4 o 5 horas más, hasta la hora de comer pero ya bien sentados, limpitos y ataditos de nuevo para que no se caigan del sofa frente al televisor, vestiditos y fresquitos como rosas, inmóviles otra vez porque algunos ni se habían llegado a despertar. Pero todo esto nadie lo vió. Llamé al director y me dijo muy educadamente que entendia muy bien que me fuera. Ese lugar era terriblemente estrecho y deprimentes los pobres viejecitos, lo siento por ellos pero allí era imposible dar un paso normal.....

Si esta experiencia fue agotadora y humillante, (pienso en la gente que he mencionado arriba...que les cuesta andar y van muyyyy despacio, !y que todo les duele! la carrera que yo les hice hacer un dia a las7 de la manana a sus 80 0 90 anos) pués aquí, en la Residencia Bell-resguard todo se multiplicó por 3. Trabajé 3 semanas, y no cobré ni 5 euros para el transporte en tren, porque eran prácticas que contratan del ayuntamiento, anadir que ni las gracias, y nos dijeron que la carta de desedida la escribiéramos nosotras mismas. Inaudito final por la dura faena realizada, por las 75 horas que trabajó cada una de nosotras, estudiantes, y que ellos se ahorraron de pagar a otro profesional. Bueno, este geriátrico creo que es el más antiguo de toda Espana por no decir del continente entero. El edificio es precioso, modernista y en línea de mar. Por dentro es otro mundo. El olor a rancio es insoportable, el mobiliario de fórmica horripilante, pero hay unos techos esculpidos en madera maravillosos y cerámica en las paredes, pero las sillas y las mesas de los ancianos son del ano de la picor. En la planta última igual, es una torreta esculpida de cerámica por el exterior. Ésta es la planta de los Alzheimers y de los terminales. Abajo una gran sala para jugar, pasear y comedor. Unos 90 residentes en total. Las habitaciones por lo tanto unas miniaturas. No se sí se entiende todo lo que escribo, pero entrar en una habitación doble con una silla de ruedas, teniendo que movilizar a estas personas algunas bastante gruesas, muy pesadas y llegar hasta el lavabo y salir del lavabo y volver...parece que nunca vas a terminar. !!!Parece que el mundo va a terminar allí!!! y sin embargo tienes que actuar siempre con calma !y jamás ponerte nervioso ni ser irrespetuoso con ellos y en sí es complicada el conjunto de la tarea!



!Pero alimentarlos! alimentarlos fue lo más terrible. Si lavarles las partes íntimas no es ningún juego agradable...darles de comer, para mi, fue lo peor y más difícil. Yo pensaba, pero si de aquí a 2 horas lo que tendré que hacer !es llevarlo al váter volando !y cada cucharada de leche, de puré o de carne triturada era una pesadilla. Soy demasiado sensible al tema de las comidas. Más de una vez tuve ganas de vomitar, las otras veces supongo que lloraba para no vomitar. Lloré tanto mientras hacia mi trabajo y así no podía seguir. Allí me llamaban "rubia" a mi, que soy morena. Yo alucinaba con los viejos que todavía conservaban el sentido del humor. Otra mujer me dijo que me fuera, !que me fuera! era ciega pero también me oyó llorar.

Apenas tienen 1 hora o 2 semanal para actividades o animación, es inaudito tratándose de lo más importante. Tan importante como la insulina o un medicamento para la tensión, ha de ser cuidar su salud mental, su psicomotricidad, tanto los juegos para la movilidad, como para su intelecto son de vital importancia, pero esto en la residencias "baratas" no se aplica, a pesar de que el dinero le llega de sobras pero no hay una legislación que obligue por ley como en tantos otros ámbitos a aplicar el dinero en tales o cuales actividades. Pero claro, tratamos de viejos y de viejas glorias y ellos son los últimos de la fila que apenas cuentan hoy en dia. No como antano, la pirámide estaba al revés y se basaba en todo lo contrario. Y para nosotros los auxiliares de geriatria el problema es que tenemos que ir muy rápido y los espacios reducidos no ayudan, sino que entorpecen cualquiera de los movimientos. Y sin medios adecuados, gruas por ejemplo, arneses, sin poder verlos animados cada dia, simplemente no se trabaja bien y cuando se cuenta con una mínima conciencia, este trabajo se convierte en una pura tortura, porque es tal y como viven los ancianos y ancianas de nuestro país en este tipo de residencia geriátrica en España.

Si pudiera explicar, recordar aquí cada rostro que conocí y todos me emocionaron al límite de mis fuerzas. Sólo contaré 4 casos, como el una mujer enferma de Alzheimer, Amelia se llamaba, estos enfermos son mortales de necesidad, se pasaba varias horas al dia, a intervalos de dia o de noche, llamando a su marido, decía, "donde está mi marido? donde está mi marido? una y otra vez. Gritaba y digo gritaba, otras veces, a la policia, para que cogieran a la auxiliar que intentaba en aquel instante ponerle una servilleta al cuello o llevarla al aseo. Era un caso casi de risa y lo siento, pero entre tanto enfermo y locura, si no encuentras en ellos algo divertido, mejor dejarlos. El otro era un viejo, muy, muy mayor, tan mayor que no se movia nunca, parecía una estatua de cera, los ojos sí que movía y por lástima la boca, lo digo porque su aliento era mortecino. Pero cuando llegaba la hora nocturna fatídica...ponerle el pijama para ir a dormir se convertia en un suplicio para él. Vivía rígido como el hielo. Se llamaba José porque tal vez ya no vive, mejor para él. Los brazos tenía torcidos por los codos y le tocaban a la cabeza y nunca, nunca quería irse a la cama porque todo en él era dolor. Otra señora, y de hecho muchas como ella, parecen ausentes, no sé que enfermedad será que caminan de puntillas. Estas personas se han convertido en verdaderos monstruos humanos si has podido ver una fotografia de cuando eran jóvenes. No por feos, sino por delgados, que se quedan en los huesos y no reaccionan si no les coges de la mano o les acaricias, son como papel al fuego y cuanto mayores se hacen más inconscientes se vuelven. Otra senora, Maria, también gritaba y ésta más que gritar cantaba pero siempre, pobrecita mía, siempre, siempre, decía siempre lo mismo"mama, mama, mama, mama, mama" y no cesaba, no cesaba ni un sólo segundo de repetir las 2 mismas sílabas durante todas las horas del dia, hasta que a las 8 y cuarto cerraba los ojos. Bueno, y habia un senor también con Alzheimer que !no paraba de mirar bajo las mismas mesas y detrás de las mismas puertas y debajo de los cojines de los sofas todo el rato! Creo que buscaba unas llaves,de su casa supongo, y para salir de allí supongo. Era el enfermo más jóven de Alzheimer y era tan triste y patético cuando de repente lo veíasy despedía un olor tan fuerte de caca.... y el ni se había dado cuenta.

De verdad que un trabajo así no se paga ni con todo el oro del mundo. Y el problema es que al no pagar a un buen personal, los ancianos allí son completamente infelices. El auxiliar no tiene tiempo de darles ningún tipo de carino, y ellos no son tontos, y acaban por no hablar, por no pensar ni divagar. Ya ni se acuerdan del parchís o de las cartas, de que existe la cultura, los libros, ellos solos no se pueden acuerdar de nada y si para ayudarles, éste es el trabajo, además de la limpieza, intentas darles conversación, no te dejan, te dice la encargada que tu allí no estas para eso. No, claro que no, lo importante es que los que fueron nuestros padres y nuestras madres, se mueran cuanto antes mejor, y continuen los ingresos de otros ancianos jóvenes. Esta es mi impresión. He querido y he hecho muy bien mi trabajo, para ello estudié casi 2 anos la asignatura de gericultor, pero si no te dejan... Me gustaba mucho la gente mayor, ahora casi los aborrezco, y no son ellos los culpables, ellos son buenos y generosos, sino la sociedad que no los quiere ni ver más. Un abuelo u abuela en libertad es un regalo del cielo, pero en cautividad, no son nada
de nada,
ni una lágrima.

Referencias

    No hay referencias

Comentarios

Mostrar comentarios como (Plano | Hilos)

    No hay comentarios

Añadir comentario


Encerrando entre asteriscos convierte el texto en negrita (*palabra*), el subrayado es hecho así: _palabra_.
Direcciones e-mail no serán mostradas y sólo serán utilizadas para notificaciones a través de esa vía
To leave a comment you must approve it via e-mail, which will be sent to your address after submission.

Para prevenir un ataque spam en los comentarios por parte de bots, por favor ingresa la cadena que ves en la imagen mostrada más abajo en la apropiada caja de texto. Tu comentario será aceptado sólo si ambas cadenas son iguales. Por favor, asegúrate que tu navegador soporta y acepta cookies, o tu comentario no podrá ser verificado correctamente.
CAPTCHA