(1830) "Rojo y negro" del francés Stendhal.


Dibujo "Campo rojo"


Verrières, población francesa de ensueño, casas idílicas, inventos graciosos de la naturaleza y de la pluma, por doquier hermosura y a cada paso. Julien, de origen muy humilde y tras esperar una larga descripción de todos los personajes principales que dirigen el lugar, curas y los hombres de poder, será llamado por su destreza honorable, ya que aprendió de memoria toda la Biblia, a trabajar en casa del Señor de Renal, el alcalde. Desgraciadamente se enamora de la Señora de Renal, madre de 3 hijos, devota cristina pero completamente infeliz. Tras el enamoramiento Julien Sorel, el instructor de sus hijos, deberá huir volando de la hermosa finca que ha acogido no sin las serias dificultades que tal apasionado amor ocasionó y todo empezó con un leve roce de su mano en el jardín una noche, a la de ella, pero amor imposible será siempre imposible. Ingresará unos años después en un lúgubre seminario, y compartirá penas y aburrimientos con otros chicos de su edad pero distintos a él. Siempre bajo su mirada altiva, no será feliz. Finalmente, en Paris, trabajará como pasante de cartas y facturas para el distinguido Marqués de La Mole. En tal palacio se enamorará, aún desolado por la pérdida de su anterior amante, pero con igual interés, de la chica más bella de la alta sociedad, la hija del Marqués. Tras miles de horas y otras miles dificultades la joven caerá rendida a sus pies, pero no será hasta que Julien Sorel intente matar a su primera amante que Mathilde de La Mole querrá seguirle hasta la muerte.

Ocurrió de noche, cuando una criatura divina penetró en el reino del orden con la luz de la luna escondida en el pecho. Como los sueños, sucedió de noche, de gris y negro. El jadeo de la vergüenza fijó su estela, historia de un protagonista que nunca supo quien le habitaba.
Fuiste torpe, Julian Sorel, te faltó la lucidez necesaria para comprender que la locura surgió en tu rostro, impresa en tus facciones. Pero nunca pensaste en ello, abrías tus hermosos ojos y los disfrazabas con el más enternecedor sueño diurno. Encontrabas tu propia aterrorizada imagen. Extraño en una halagadora escena, acosado por feroces miradas, eras la pieza favorita, el muy estimado precio del olvido de los años perdidos y añorados, el sopor de su frivolidad. Y así tu piel aún reposa a jirones, salpicada de tibio rojo, sobre el fondo sin color en el que descubriste su miseria.
ALBERTO GARCÍA CALAMARTE
.

En 1783, nació Stendhal, el pesudónimo de Marie-Henri Beyle, en Grenoble, Francia. Jamás estuvo en Besancon, donde transcurre su novela. Paris, es otro enclave de estos hechos, en parte históricos, ya que el joven protagonista, Julien Sorel, es la cabeza de turco, y nunca mejor dicho, de otro joven seminarista, llamado Antoine Berthet, de 20 años y que murió como nuestro protagonista guillotinado.

Sorel o Berthet, fueron autores de un crimen pasional y en ello, se basa esta novela histórica, considerada como la obra más importante de Stendhal y un clásico de la literatura realista del siglo XIX.

Es verdad, jamás un autor llega a profundizar tanto en los retratos psicológicos de sus personajes. Julien, Madame de Renal, Mathilde de La Mole, el marqués de La Mole, los obispos, sacerdotes, su amigo Fouquet, los aristócratas, y el resto de la gente o chusma, parecen moverse entre las páginas y se sienten de carne y hueso ante la lectura atenta, riquísima y tan detallada de una vida muy breve pero tan intensa como la del instructor Julien Sorel.

Otros libros de Stendhal, son "La cartuja de Parma" de 1839, un libro de ensayos, "Crónicas italianas" del 1839, "Historia de la pintura en Italia", otro de viajes como "Paseos por Roma" , otra obra "Sobre el amor", y "Racine y Schakespeare".
Hombre ambicioso, de Paris viajó y se estableció en Milán. Combatió con las tropas napoleónicas, en Italia. También fue acusado de pertenecer a la secta de los Carbonarios, volviéndo a Francia en 1821. Fue cónsul francés en Trieste y luego en Civitavecchia en 1830. Murió en 1842, en Paris, tenía 59 años de edad. Vivió como un dandi, tuvo varias amantes, y

Su frase más famosa... "La novela es un espejo que ponemos en el camino”,


que recuerda, por cierto, a la de Cervantes en su "Don Quijote" sobre la comedia, de la que dijo que

“nos pone un espejo a cada paso delante, donde se ven al vivo las acciones de la vida humana”.


Julien, contra la sociedad se ve obligado a adoptar una actitud hipócrita por mero instinto de supervivencia. El héroe de Stendhal es más idealista que su modelo y, en el fondo, le tientan más los honores que las satisfacciones materiales.

Trackbacks

    Keine Trackbacks

Kommentare

Ansicht der Kommentare: (Linear | Verschachtelt)

    POR FAVOE SERÁ QUE ES POSIBLE QUE ME ENVIEN UN ENSAYO(NO RESUMEN) A MI CORREO? LO QUE PASA ES QUE NOS TOCA PRESENTARLO MAÑANA Y LA OBRA ESTÁ MUY LARGA Y DIFICIL DE SACAR EL ENSAYO.

    MUCHISISISIMAS GRACIAS SI ME PUEDEN HACER EL FAVOR. PLISS ES QUE EN SERIO LO NECESITO.

    MUY AMABLES.
    #1 ROCIO am 18.09.2008 01:36 (Antwort)

Kommentar schreiben


Umschließende Sterne heben ein Wort hervor (*wort*), per _wort_ kann ein Wort unterstrichen werden.
Die angegebene E-Mail-Adresse wird nicht dargestellt, sondern nur für eventuelle Benachrichtigungen verwendet.
Um einen Kommentar hinterlassen zu können, erhalten Sie nach dem Kommentieren eine E-Mail mit Aktivierungslink an ihre angegebene Adresse.

Um maschinelle und automatische Übertragung von Spamkommentaren zu verhindern, bitte die Zeichenfolge im dargestellten Bild in der Eingabemaske eintragen. Nur wenn die Zeichenfolge richtig eingegeben wurde, kann der Kommentar angenommen werden. Bitte beachten Sie, dass Ihr Browser Cookies unterstützen muss, um dieses Verfahren anzuwenden.
CAPTCHA