(1984) "En compañía de lobos" de Neil Jordan.


........DEDICO TODO MI BLOG A LA MEMORIA CINEMATOGRAFICA Y HUMANA O ANTI HUMANA DE MI HERMANO FERNANDO Y A MIS PADRES DEL ALMA. A MI HIJO IVAN.

La película podría estar mejor ensamblada, presentando alguna fisura en su desarrollo, pero que compensa con una ambientación folclórica y surrealista muy conseguida, infantil, pero inquietante. Una música simple, pero hermosa; unos efectos entrañables, y varias escenas muy bellas visual y emotivamente hablando, así como de un afilado y reivindicativo mensaje. Tenebrosamente romántica, provocadora, y de atractiva comicidad. Un subversivo cuento gótico.

Maravillosa "En compañia de lobos". Magnífica para entrar de pleno y sin concesiones en el mundo real y fantástico, es decir, en el mundo de los sueños y en la realidad. Jamas olvidare esta pelicula. Hace mucho tiempo de eso.....


Historia basada en el cuento de Perrault, "LA CAPERUCITA ROJA".

El mito del Hombre Lobo desposeído ahora de las vertientes terroríficas, a pesar de su apariencia barroca y preciosista, se toma su punto de partida en la literatura de Ángela Carter, una interesantísima escritora que dedicó parte de su obra a la revisión "adulta" de cuentos populares infantiles, ya desde una perspectiva conscientemente psicoanalítica.

Y en concreto el propio cuento de Perrault, Caperucita, del mismo modo que después lo harían Atom Egoyan, en El viaje de Felicia o Matthew Wright, en Freeway. Todavía sigue siendo la mejor película de Neil Jordan, un buen director, mejor director cuanto más cerca del cine de género y con pedigrí, que más se siente. Película de aires oníricos de obligada revisión.


Sobre el trasfondo del bosque y de la amplitud silvestre del mundo rural, gira el anillo de los relatos populares campesinos. Su origen no se halla en un individuo preciso, en un tiempo determinable. La génesis del relato es anónimo, impersonal, colectivo. La historia popular circula por la memoria y los labios mediante la oralidad. En un segundo momento, el relato popular ingresa en la fase de su trasposición escrita mediante la recepción de la cultura alta. En el siglo XVII, este proceso es consumado por Charles Perrault. Académico, partícipe de lo más sofisticado de los bienes culturales de la época de las academias auspiciadas por el estado monárquico, Perrault se diversifica cuando, en 1697, publica una recopilación de cuentos. Perrault escucha a gente de campo y consuma el pasaje de lo oral a lo escrito. Por su trascripción, llegan a un público letrado un corpus de narraciones de origen popular: Pulgarcito, El gato con botas, Barba Azul, la Cenicienta. Y, Caperucita roja. En su escritura de esta última historia, Perrault inicia el dilatado camino de las variaciones cultas de un cuento de matriz popular. En la versión popular, la historia de la niña y el lobo carece de descripciones. La niña no posee un vestido rojo; este es un aditamento que introduce Perrault. El simbolismo cromático del rojo abriga varios sentidos: la rojiza vivacidad del atuendo hace a la niña más visible y apetecible para el lobo, el peligroso y mal intencionado seductor. Lo rojo es también expresión de pecado y lascivia.

La niña llega a la casa de su abuela con una tarta enviada por su madre. La abuela ya fue devorada. Caperucita se acomoda desnuda en la cama junto al lobo. La niña tiene el mismo destino que la anciana. En concordancia con el mandato moralizador de su época, Perrault introduce una moraleja final donde resuenan la advertencia de un peligro y la condena de la imprevisión. Las niñas bonitas, "bien hechas, bellas y agraciadas" deben estar prevenidas y no acceder a la seducción de personas no confiables. Este error oculta una culpable predisposición a lo prohibido, que debe ser castigado.

Luego de comer a la abuela, el lobo espera a la nieta. En este caso, la niña no pregunta asombrada por los largos dientes del animal, sino que le atrae el "abrigo de piel" que imagina cubriendo el cuerpo del lobo. Ya impaciente, el ser de los aullidos inicia su ataque; pero Caperucita, sin vacilaciones, con un revólver, le descerraja un tiro en la cabeza. Y con la piel de su víctima se hace un abrigo. No hay aquí advertencias ni castigos. La acción pertenece a un juego amoral de conductas propio de la década de los ochenta.

En el inicio de En compañía de lobos, lo moderno y lo primitivo del bosque inician su interpenetración. Una pareja va en busca de sus hijas que esperan en una casa de campo. Su aproximación en automóvil es precedida por un veloz perro (el primo civilizado del lobo salvaje). El can trepa por las escaleras, se acerca a la habitación donde, luego de su primera menstruación, yace, en un nebuloso estado de ensoñación, Rosaleen (Sarah Patterson). Su hermana la inoportuna, golpea las puertas de su cuarto cerrado, la recrimina, le demanda abandonar su cómodo aislamiento. Bajo el hostigamiento, se desencadena una primera ruptura del tiempo lineal.
En el tiempo moderno, reaparecen en el tiempo bifurcado. Presencian el entierro de la hermana de Rosaleen. Y Rosaleen es ya Caperucita Roja.

Sarah Patterson encarna a Caperucita o Rosaleen, su hermanita ha sido encontrada muerta por un lobo, y ella acude a casa de su abuelita para que le cuente más historias sobre los lobos. El resto del reparto lo configuran, Angela Lansbury, (la abuelita) David Warner (el padre), Tusse Silberg, (la madre), Graham Crowden, Brian Glover, Stephen Rea, y Terence Stamp, Georgia Slowe, y Kathryn Pogson.

La abuela advierte a la niña sobre el peligro de acercarse a un hombre de cejas muy unidas. La niña presencia la vida sexual nocturna de sus padres; y, luego, pregunta a su madre si lo que hace el hombre sobre la mujer "duele". La advertencia sobre el peligro del lobo es necesidad de vigilancia y represión de la tentación de una espontánea iniciación o gratificación sexual en el encuentro con el hombre-lobo-seductor. La niña elude así el "peligro" de un joven de su aldea que la invita a recorrer el bosque. Al escapar de su acecho, Rosaleen se encuentra con un alto y aislado árbol. Lo trepa. En su parte superior, entre las ramas, descubre un nido y tres huevos. Símbolo de la nueva fertilidad y vida que se está gestando.

En el film, además, es potenciada la presencia y envergadura simbólica del licántropo, del hombre lobo (homini lupus). La estructura narrativa exhibe también una complejidad de relatos ramificados. El Manuscrito encontrado en Zaragoza, del 1804 de Jean Potocki, texto al que Jordan ha recurrido en gran parte. También de Italo Calvino, Si una noche de invierno un viajero. Gérard de Nerval y Washington Irving plagian algunas de las historias, completamente olvidadas en el siglo XIX, y la obra es finalmente recuperada por Roger Caillois, en 1958.

En el siglo I, Petronio, autor del Satiricón, relata la historia de un soldado que se transformó en lobo.

El término "licántropo" procede de los hechos protagonizados por Licaón, rey de Arcadia, en la Grecia Antigua. En una ocasión, este rey pretendió agasajar a los visitantes con un banquete que integraba carne humana. Zeus, disfrazado de forastero, llega hasta la corte del rey arcadio y comprueba el especial agasajo. Zeus, cumbre de una religión de origen indoeuropeo donde la divinidad es masculina, celestial, espiritual, admite sacrificios u holocaustos animales. Pero rechaza el sacrificio humano. La sangre como ofrenda divina es residuo de la antigua primacía de la diosa terrestre que sacraliza lo corpóreo, lo biológico, la sangre como abono o extensión de la fertilidad terrestre. Por su ofrenda salvaje y regresiva, Zeus condena a Licaón a sufrir periódicas transfiguraciones en lobo.

En general, el simbolismo esencial que late tras las metamorfosis es el regreso a la identidad animal del hombre que subiste aun bajo su condición civilizada.


LA RACIONALIDAD NO DISUELVE LA NATURALEZA BIOLÓGICA, CORPÓREA, NATURAL DEL HUMANO. EN LA MITOLOGIA GRIEGA LOS CENTAUROS EXPRESAN ESTA SITUACIÓN BAJO SU ASPECTO HÍBRIDO, DONDE LA PARTE SUPERIOR DE SU CUERPO ES HUMANO Y POR ENDE CIVILIZADA, Y LA INFERIOR, CABALLO, ES DECIR ANIMAL SALVAJE. LA LICANTROPÍA REFLEJA LA REINTEGRACIÓN ENTRE EL HOMBRE RACIONAL Y SU REALIDAD ANIMAL MÁS PRIMITIVA Y ORIGINARIA.


Y ahora, al final, los suenos se harán realidad y la manada, la multitud de los seres de los aullidos, corren hacia la casa cerrada, lugar de la civilización segura en su clausura y aislamiento. Corren hacia la niña, el sujeto de los sueños, de los relatos de la imaginación dentro de la protección de la mente. Y la manada se aproxima. Algunos lobos saltan sobre la maqueta de la casa. Pasan por encima, gobiernan ya la edificación de la solidez moderna. Y en la casa grande, ahora todo son ruinas, desmoronamiento. Y las defensas se quiebran. El cerco se desploma. Nada evita ya la llegada de la manada, que traspasa el revés de una pintura; el calor animal penetra dentro de aperturas. Los lobos suben las escaleras. La niña se horroriza. La ventanas estallan. Otro lobo se asoma. Los muñecos caen. Se despedazan entre el quejido sordo de sus piernas fracturadas. Ya nada evitará la compañía de los lobos. Lo que trae y es esa compañía: el regreso de lo irracional, el mal y lo extraño. La otredad insólita y anómala que la modernidad pretendió expulsar regresa con la manada. Con la fuerza del aullido. Que penetra. Dentro de la ilusoria serenidad de la casa moderna.

Y NO OLVIDEIS QUERIDAS NIÑITAS ESTA VERDAD EVIDENTE COMO UN TEMPLO

.... cuanto mas dulce la lengua mas afilado SERÁ el diente!

Trackbacks

    Keine Trackbacks

Kommentare

Ansicht der Kommentare: (Linear | Verschachtelt)

    Noch keine Kommentare

Kommentar schreiben


Umschließende Sterne heben ein Wort hervor (*wort*), per _wort_ kann ein Wort unterstrichen werden.
Die angegebene E-Mail-Adresse wird nicht dargestellt, sondern nur für eventuelle Benachrichtigungen verwendet.
Um einen Kommentar hinterlassen zu können, erhalten Sie nach dem Kommentieren eine E-Mail mit Aktivierungslink an ihre angegebene Adresse.

Um maschinelle und automatische Übertragung von Spamkommentaren zu verhindern, bitte die Zeichenfolge im dargestellten Bild in der Eingabemaske eintragen. Nur wenn die Zeichenfolge richtig eingegeben wurde, kann der Kommentar angenommen werden. Bitte beachten Sie, dass Ihr Browser Cookies unterstützen muss, um dieses Verfahren anzuwenden.
CAPTCHA