(2011) "Mi semana con Marilyn" dirigida por Simon Curtis.


2016-04-03 00:27

A mi hermano Fernando.
A Jordi Dodero mi profesor de teatro.
A mi madre. Y al más importante,
mi novio Joan.


Un 6 de 10, y más compasión que pasión.





Intérpretes, Michelle Williams (Marilyn Monroe o Norma Jean Mortenson), Kenneth Branagh (Sir Laurence Olivier), Eddie Redmayne (Colin Clark), Judi Dench (Dame Sybil Thorndike), Emma Watson (Lucy), Dominic Cooper (Milton Greene), Toby Jones (Arthur Jacobs), Derek Jacobi (Sir Owen Morshead), Dougray Scott (Arthur Miller), Julia Ormond (Vivien Leigh) y Zoë Wanamaker (Paula Strasberg) y Richard Clifford (Richard Wattis)

Personajes reales como el reciente marido de Monroe el novelista, Arthur Miller, o su profesora de interpretación, la exmujer de Lee Strasberg, y creador del famoso Método del Actors Studio o Lawrence Olivier y su esposa Vivian Leigh.



Es muy raro que sobre la actriz más famosa de todos tiempos, digo yo, no se hayan hecho más películas, yo no conozco otra. Y habiéndo visto muy recientemente "Mi semana con Marylin" ésta sabe a muy poco, pero al menos abre el apetito.

Valdría pero indagar más mucho más en este personaje, patético a veces, representativo, en todo caso, de la

tiranía también de las mujeres con cara de ángel.



una de las escenas de la peli que lamentablemente Marilyn no llego a terminar...


El debutante director Simon Curtis realiza una briosa película sin aparente coherencia rítmica que resulta agradable al espectador por lo inocente y ligero de su propuesta.




.... Con la premisa del rodaje de "El Príncipe y la Corista", protagonizada por Laurence Olivier y Marilyn Monroe en verdad, Curtis rescata a Kenneth Branagh para un formidable papel que bien le ha valido una nominación al mejor actor de reparto. Su recreación de la complicada personalidad del gran intérprete inglés resulta más que notable confeccionando uno de los mejores papeles del metraje. Sin embargo, y como contrapunto a priori perfecto, encontramos a una Michelle Williams que se deja la piel en el intento de emular a un mito sexual de los años 50, ha sido, según ella y toda la crítica, un dificilísimo papel.

Pero es muy fácil ser escéptico tratándose de Marilyn Monroe....y hacerse en terreno tan pantanoso, el inocente, digo yo.

Williams es una gran actriz, una de las jóvenes promesas de las que Hollywood debe tener presente en los próximos años de Historia del Cine, su papel más destacado ha sido en "Brokeback mountain" y "Valentine", sin embargo, emular a Marilyn era una tarea compleja que nadie debería haber escogido jamás. Michelle Williams no guarda ningún parecido, ni tan siquiera lejano, a la diva aunque, para hacer la debida justicia, he de afirmar que el intento de Williams es ampliamente destacable tanto en el aspecto físico como, sobre todo, en el psicológico. Con este papel, la actriz amplia su registro interpretativo y se catapulta a un puesto en el estrellato de la industria cinematográfica estadounidense.




Lo que sí queda de manifiesto es aquello de lo que numerosos actores y directores se quejaron cuando trabajaban con Marilyn. Su inutilidad para memorizar los guiones y sus continuas poses perfectas hartaron a cineastas como Billy Wilder y enfurecieron a intérpretes como Tony Curtis o el propio Laurence Olivier. La importante presencia que tenía Marilyn Monroe en la gran pantalla, las fotografías o las premieres se quedaba vacía cuando pisaba un plató y debía memorizar las líneas de sus papales, casi siempre protagonistas.



Simon Curtis utiliza el viejo recurso del “cine dentro de cine” para contar una trama que se centra en un joven asistente de dirección que es testigo de aquello de lo que todos los aficionados al cine queremos ver alguna vez en nuestras vidas. Las tensiones en un rodaje, las lecturas de guión, la intrahistoria del cine es casi más importante que la propia película y ahí es donde radica la magia de Mi Semana Con Marilyn. Un guión, basado en el libro escrito por el propio protagonista de la película, Colin Clark, rescata una época del cine en la que las estrellas del celuloide brillaban con luz propia indiferentemente de los problemas internos detrás de las cámaras, algo de lo que en la actualidad estamos harto enterados.

Monroe y Olivier fueron dos super personalidades con trayectorias diferentes que juntaron sus destinos tal y como refleja esta interesante película, y a pesar de la pesadilla que fue el rodaje de la mítica película de Olivier, este galán no dejó como ningún otro hombre de enamorase de Marilyn como un tonto.....

Referencias

    No hay referencias

Comentarios

Mostrar comentarios como (Plano | Hilos)

    No hay comentarios

Añadir comentario


Encerrando entre asteriscos convierte el texto en negrita (*palabra*), el subrayado es hecho así: _palabra_.
Direcciones e-mail no serán mostradas y sólo serán utilizadas para notificaciones a través de esa vía
To leave a comment you must approve it via e-mail, which will be sent to your address after submission.

Para prevenir un ataque spam en los comentarios por parte de bots, por favor ingresa la cadena que ves en la imagen mostrada más abajo en la apropiada caja de texto. Tu comentario será aceptado sólo si ambas cadenas son iguales. Por favor, asegúrate que tu navegador soporta y acepta cookies, o tu comentario no podrá ser verificado correctamente.
CAPTCHA