(1954) "Vivir un gran amor" de Edward Dmytryk y (1999) "El fin del romance" o "El ocaso de un amor" de Neil Jordan.


Título muy poco apropiado para una película de amor tan buena y extremadamente larga en el tiempo. Mucho mejor el segundo título. .


Bueno el tema, y muy bien dirigida argumentalmente, con un guión de cambios a presente y pasado que hasta media película, el público no acierta a entender el contenido de este drama romántico, provocando mayor expectación ante lo que ocurrió en Londres. Allí fue donde terminó una relación. Empezará otra a continuación, para posteriormente poder continuar la que todavía no habia terminado...durante un bombardeo alemán durante la guerra.



Basada en una novela de Graham Greene y dirección de Neil Jordan, el director como comento toma y ofrece sin concesiones un aire increiblemente intenso. La pareja protagonista son Julianne Moore y Ralph Fiennes. Sarah y Maurice.

Él escritor y ella, esposa de un funcionario del Estado. Se conocen durante una fiesta. Se enamoran rapidamente.


...Una manana estando en la cama, una bomba cae de pleno en su edificio. Sarah cree que Maurice ha muerto y sale corriendo. Al cabo de unos anos, ella se ha casado y Maurice entra en su casa porque es amigo de su marido y lo ha encontrado por casualidad. !Escena fantástica! Más que de sorpresa, o de miedo o de alivio quizás, cuando Maurice reaparece, parece como si un fantasma del pasado hubiera regresado. Y empiezará de nuevo el interés y la relación tan apasionada que un dia de repente se rompió violentamente.

El ambiente que logra Neil Jordan es tan embolvente como el pefume del opio. El marido de Sarah no tardará en darse cuenta de que ese interés le está robando a él, a su mujer, y su mujer, a él, su vida. No tardará en intentar rehacer lo pasado en una situación justa y normal.

Stephen Rea como Sr. Miles, el marido engañado de Sarah.





"Vivir un gran amor" dirigida por Edward Dmytryk en 1954, es una película que merece mayor consideración de la que habitualmente se tiene de ella. Una obra en absoluto perfecta, pero que desprende cierto clima de fascinación e irrealidad muy difícil de lograr, sobre todo si se tiene en cuenta el nombre de su director, cineasta muy sobrio poco dado a subterfugios oníricos. El film tiene la gran virtud de podar los elementos místicos de la pieza original de Graham Greene, con el fin de crear un complejo melodrama psicológico que ahonda en la represión del deseo, las crisis personales y la tensión de los impulsos sexuales. Todo ello, admirablemente tratado en imágenes por Edward Dmytryk e interpretado espléndidamente por el conjunto actoral en el que destacan, sobremanera, los siempre soberbios Deborah Kerr y Peter Cushing llenando de matices dos personajes dificilísimos de interpretar.

Protagonizada por Deborah Kerr, Van Johnson, John Mills, Peter Cushing, Michael Goodliffe, y Stephen Murray.

Trackbacks

    Keine Trackbacks

Kommentare

Ansicht der Kommentare: (Linear | Verschachtelt)

    Noch keine Kommentare

Kommentar schreiben


Umschließende Sterne heben ein Wort hervor (*wort*), per _wort_ kann ein Wort unterstrichen werden.
Die angegebene E-Mail-Adresse wird nicht dargestellt, sondern nur für eventuelle Benachrichtigungen verwendet.
Um einen Kommentar hinterlassen zu können, erhalten Sie nach dem Kommentieren eine E-Mail mit Aktivierungslink an ihre angegebene Adresse.

Um maschinelle und automatische Übertragung von Spamkommentaren zu verhindern, bitte die Zeichenfolge im dargestellten Bild in der Eingabemaske eintragen. Nur wenn die Zeichenfolge richtig eingegeben wurde, kann der Kommentar angenommen werden. Bitte beachten Sie, dass Ihr Browser Cookies unterstützen muss, um dieses Verfahren anzuwenden.
CAPTCHA